miércoles, 22 de febrero de 2012

Oficios varios en Peñaflor

Si algo ha tenido siempre Peñaflor es que su actividad económica, aunque proveniente de las labores del campo, se ha basado en el sector servicio. Quien no recuerda las innumerables tiendas que abarrotaban las calles Blancaflor o la calle “Largo”, sus cines y las incontables casas que vendían frutas y hortalizas “del tiempo”, cómo no las míticas tiendas de Carmela Ruiz o la del portugués, las zapaterías, herrería y otros oficios artesanos, muy arraigados en nuestro pueblo. A veces, al preguntar, me dicen que tal casa fue antes una tienda, que antes fue otra y que mucho antes se vendía allí otra cosa.
Y qué decir de los bares. Ese lugar tan típico de estas latitudes sureñas y que eran casi la segunda casa de muchos…
Ante esta crisis, brillantes ideas y fuertes iniciativas son las que nos sacarán de este atolladero.
Así que ahí van algunos de nuestros oficios, aunque seguro que esta sección tendrá muchas partes:
Como es natural, el campo ocupa un lugar importante, y sobre todo con la creación de los pueblos de colonización, La vereda y Vegas de Almenara, se pusieron en regadío tierras antaño de secano, implicando un trabajo cada vez más tecnificado y mecanizado.
Aquí, Antonio Riejos, herrero y mecánico, junto a un antiguo tractor con los aperos de labranza.


En esta otra, mi abuelo Lorenzo sobre el robusto tractor Ebro en la época de recogida de trigo y pastos. Al fondo un carro con varetas para transportar las alpacas de paja para el ganado.


Entre los oficios más antiguos que he encontrado, y sobre todo de los más singulares es el de “Guarda del Fielato del punto”, Este hombre, bisabuelo de Paquita Sánchez, cobraba una especie de aduana de entrada al pueblo en una de sus entradas, cuando este se limitaba a lo que hoy es el casco antiguo.


Esta foto es de 1840, y el punto de pago y entrada se encontraba al final de la calle San Cristóbal con la Calle Ramón y Cajal, justo en la casa de Juana.

Otro oficio renombrado era el de municipal o guardia civil, a veces no tan estimado por las leyes imperantes, pero con un gran servicio a la seguridad del pueblo en la mayoría de los casos.


De derecha a izquierda: Manuel Álvarez, fotógrafo de Puerto Real, Enrique, Antonio Sánchez López y Manolo “El Jabonero”.


En esta otra: Los municipales Toribio, Antonio Sánchez, Manolo “El Jabonero”, un guardia que llamaban “El Rubio” y otro llamado “Gamero”.


Con este peculiar coche, Rafael León Carranza trabajaba en Obras públicas allá por el 1942.

Otro de los oficios que no se debe obviar es el de maestros, importantes fuentes de progreso de nuestra Andalucía, elevadores de los más humildes hasta donde consigamos llegar. Rompedores de oxidadas cadenas de clases sociales y cada vez menos estimados hoy en día.
Algunos trabajaban de noche para los hijos de los jornaleros tras la ardua jornada de trabajo en el campo.


Esta foto es cedida por Antonio Riejos y en ella puedo distinguir a Dionisio, abajo a la izquierda, a su hermano el primero de arriba por la derecha en la clase de Pablo “El cojo”.

Otro oficio esta vez eminentemente femenino es el de las costureras, que se afanaban en los patios y casas con sus elaborados bordados para los ajuares de las jóvenes que soñaban con su futura boda.


En un pueblo en expansión, la construcción ha sido también un buen oficio.


Aquí podemos ver la construcción de una casa. En el centro Paco Carranza y Francisco Villarino “Chico Minini”, padre de Paqui Villarino.

Muchos bares inundaban de bullicio las calles:

Este es el quiosco de Juanito, donde entre otros están Paco Carranza, Francisco Villarino, Juan Rosa y Antonio Pérez Danta.


En esta otra foto aparece en la barra Chico Segovia, padre de Juan, Francisco Antonio, nuestros butaneros actuales, y Adela.

Otros oficios también singulares, sobre todo en la época fueron el de fabricante de Radios y Televisores como Cristóbal Bajo o Indalecio Téllez.


Algún que otro torero ha salido de nuestro pueblo, y más de un espontáneo, alentado por las tientas que se hacían con motivo de muchas celebraciones.


Como os decía, las tiendas y comercios eran de admirar y cada pocas casas te encontrabas alguna que te vendía comestibles, ropa, y un sinfín de cosas en proporciones y sobre todo “fiado” con lo que muchos podían “seguir tirando” hasta poder pagar lo más necesario.


Celebración de la inauguración del comercio de Carmela Ruíz, ubicado al final de la calle Blancaflor, entre la calle nueva y Juan Carlos I.
Paco Carranza, Pedro Carranza, Paco Ruiz, Hermano de Carmela, Indalecio Téllez, Manuel Carranza, Cristóbal Bajo y Pedro Contreras.

Los transportes eran importantes en un pueblo con tan buena comunicación por ferrocarril. Mi bisabuelo Lorenzo Fernández se dedicaba a eso.

Aquí dos de sus hijos, Lorenzo y Antonio junto a un niño, sobre su famoso carro y mula, que era muy querido y estimado. Me cuentan que tenía la habilidad de ir marcha atrás, y que pocos lo conseguían.

Los jóvenes intentaban cosas más baladís como crear un grupo de música. Aquí Juan Antonio Carranza, Fali, Manuel Domínguez y Pepín.


Por último, una foto para el recuerdo: Mientras hacía la mili, mi abuelo Manuel Domínguez Mármol participó como extra en la película “Orgullo y Pasión” sobre la época napoleónica.


Espero que os haya gustado este paseo por algunos antiguos oficios de Peñaflor. Y espero que estéis desempolvando algunas fotos con las que hacer más grande este blog.
Muchas gracias.

sábado, 11 de febrero de 2012

Llegan los Carnavales

Llegando febrerillo el loco el ambiente comienza a bullir de renovadas fuerzas en elaño que acaba de entrar. La Candelaria, día de los enamorados, el día de Andalucía, pero sobre todo el Carnaval.
A lo largo del tiempo ha ido cambiando la forma de celebrarlo pasando de desfiles a murgas o chirigotas, muchas veces con atuendos improvisados, pero otras con elaborados trajes dignos de admiración.
Este tiempo de alegría del señor carnal no siempre fue así, y tiempo atrás las “máscaras” estaban perseguidas y penadas por la ley censora y represiva.
A pesar de ello, nos las ingeniábamos para vivir unos momentos de relax y sobre todo de risas entre amigos.
Corría 1961 cuando Paquita Rey, Ana Mª García, Paquita Sánchez y otra amiga salieron de carnaval.


En esta otra, dos simpáticas máscaras gritaban estruendosamente a quien encontraba por la calle: ¡Que no me conoces, que no me concoces…!


Esta última se refiere a un grupo del que hablábamos antes, cuando las máscaras no eran tan bien recibidas:


Bajo el traje están los irreconocibles:
Arriba – Antonio Fernández, José Luis Meléndez, José Sánchez “Loreto”, Antonio Linares, Paquito Bonachera y Antonio Riejos “El Porrito”.
Abajo- Manolín Carranza, José Antonio Bello y Paco “Lorilla”.
¡¡Es-to es car-na-val, es-to-es-car-na-val!!

La Cabalgata de Reyes II

Año a año, la cabalgata se fue convirtiendo en un acontecimiento muy esperado, no solo por lo referente a los Reyes Magos y los regalos, escasos en aquellos tiempo de austeridad, sino por las jóvenes que ansiaban un lugar en las carrozas de la Estrella Infantil o la Estrella de la Ilusión, donde con sus pomposos trajes, lucir mejor que nunca junto a sus mejores amigas.
En estos casos dos imágenes que bien podrían ser de nuestros días, aunque ha llovido un poco desde entonces:


A la cabeza, la Estrella Loli Moya, a cuya derecha estaban Rosario García, Oliva Muros y Carmelita Sánchez y a su izquierda, Elisa Ramírez, Trini Cruz y Paqui Fernández Mármol .


En esta otra, anterior, encontramos a la estrella Fifi, con sus damas Rosarito García, Tere Naranjo, Pepi Bejarano, Tere Mendoza, Loli Carranza Domínguez y Angelita Muros.

Se veían radiantes.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Fiestas y reuniones por Peñaflor II

Esta sección ha sido una de las más visitadas por la variedad de temas que trata así como por la cantidad de gente que aparece en las fotos. Momentos alegres junto a familia y amigos que son inolvidables, incluso se recogían en fotografías que sacan una sonrisa a quien las vuelve a desempolvar con cariño para verlas de nuevo. Gracias a Paco Solís.
Por todo ello he aquí la segunda parte, que no la última:


1 de enero de 1966: Cristóbal Luján y Fernandito atendidos por un joven Paco Solís en el bar de su abuelo.


14 de mayo de 1967. El joven Paco Solís sirve vino en su bar, típico de Peñaflor y heredado de su abuelo y su padre.


30 de marzo de 1966. Exhibición en la plaza-tentadero de la finca de Malapié.


Un momento de diversión en el club cultural durante un guateque: Carlos el de la Trini, Pedrito, Paco Fuentes, Rafalín, Moisés Ruiz y Antonio Ortega.


Una foto muy antigua en el bar de Paco Solís (Su abuelo) en los años 50s: Juan el “Pompío”, Manuel “Capalana”, Francisco Solis, “el Pintor” y Rafael “Mellao”.


Lara el guardia, Cristóbal Luján, Paco Solís y Machío el guardia


El día de Todos los Santos en la finca de Almenara: Lázaro Aguirre, Manolo “Espárraguillo”, Pepe “Bonachera”, José Antonio el del estanco, Antonio Bravo y Paco Solis. Por detrás Dolores la puchera y mari esparraguillo en almenara 1962.


Paco Solís, Alonsito Molina y Gabriel “Bikingo”.


Rafalín Carranza, Sebastián “El Gusano”, Antonio Ortega y Paco Solís, el 6 de octubre de 1968 durante el regreso de la Patrona a su ermita.

¡Hasta pronto!

Los quintos del 69

Corría el 16 de febrero, cuando una nueva remesa de jóvenes se preparaba para el servicio militar. Este año eran algunos menos. (Foto de Paco Solís).


Arriba: Juan Antonio Lozano “El Taxista” y Antonio Fuentes.
En la segunda fila: “Churrete”, Paco Solís, Gabriel “Bikingo”, Sebastián Mallén, Pedro Patrana, Pepe Gómez “Cesareo”, Alonso el del Turuñuelo, Rafael “Humo”, Rafael León, Antonio Melero “Ahogado”.
En la tercera fila: José Antonio “Palmero”, Álvaro Vizuete “El Coca”, Antonio González “Camisuela”, Juan Asenjo “Calerito”, Eduardo Naranjo, Juan “Melón”, Rafael Naranjo“Esparraguillo”, Juan Bajo Largo.
Agachado está Rafalillo “el Palmeño”.

Para los devotos de Ntra. Sra. De Villadiego

Entre los cientos de fotos que he ido recopilando en la corta pero fulgurante vida de este blog, he tenido el privilegio de tener entre mis manos auténticos tesoros, ya no solo de fotografías, daguerrotipos y recortes de prensa, sino como en esta ocasión, objetos de un valor emocional y sobre todo de Fe:
Aquí os presento la antigua imagen de Nuestra patrona, la Virgen de Villadiego, antes de ser quemada en las absurdas y sangrientas revueltas durante la guerra civil.



Posteriormente se realizó la imagen actual, por medio de donaciones de los devotos, partiendo de las fotos que se conservaban, aunque ya nunca fue igual.




Dentro de este rancio papel aun se conservaban las cenizas de aquella imagen que se perdió.


La medalla que utilizaban los devotos antes de crearse la hermandad propiamente dicha, con la imagen anterior de nuestra Patrona.


Gracias por todo, Antonio, un abrazo y, ¡Viva la Virgen de Villadiego!