lunes, 19 de marzo de 2012

LUGARES: PASEANDO POR LA HISTORIA

Cuando aparecen estas magníficas fotos de Peñaflor te hacen plantear lo que perdimos, lo que ganamos, lo que tenemos… pero sobre todo a mí personalmente me da añoranza de experimentar sensaciones como las correrías por las calles empedradas, beber de una fuente fresca cerca del castillo, saltar de piedra en piedra por el arroyo…
A pesar de lo “cómodo” que vivimos hoy, me gustaría oler aquellas fragantes macetas en las ventanas y volver a sentir ese sabor a pueblo que quizás haya despertado con estas fotos a más de uno que los recuerda.

Aquí tenemos la plaza de España, donde antiguamente se celebraba la tan esperada feria de agosto. Allí colocaban los tan nombrados “caballitos de Juan Pedro” entre las casetas.
En el lugar donde tantas fuentes han pasado vemos una gran palmera.


Paseando por el arroyo de las Moreras, antes de ser abovedado.


Un día paseando por el río. Al fondo podemos ver la Fábrica de Harinas aún intacta y el rio antes de cambiar su curso que movía la dínamo de aceña para dar luz a Peñaflor y la puebla de los Infantes. ¡Cuánto trabajo daba!


La familia Sepúlveda Sánchez: D. Juan Sepúlveda, Baltasar a la izquierda, Paco a la derecha y en el medio la pequeña Sole, sobre el puentecillo que había sobre el arroyo que cruzaba el llano, hoy abovedado bajo la carretera. Detrás se sitúa hoy el taller de “El Cansaillo”.


Mi madre, Juani Domínguez y Antonio García Sánchez en lo que hoy es la ubicación de Vegas de Almenara, antes el cortijo de “Las Teresas”.


Unas bonitas imágenes de la plaza Avenzoar, la Cruz de Morería, al fondo se ve nuestra iglesia y la entrada al Castillo. Una fuente de agua fresca presidía la plaza rodeada de cientos de flores.




El Convento San Luis del Monte, asentado en el casco antiguo de Peñaflor, pero arribado desde el Monte, su antigua ubicación.
Con el paso del tiempo ha sufrido bastantes cambios. Los últimos la forma de su tapia.


Casa Palacio y cuartel en la calle Larga, calle Largo, hoy Juan Carlos I.


Cementación del hierro en las minas. Proceso de producción.


El ferrocarril a su paso por Peñaflor. Supuso un gran avance y el impulso que generó un importante movimiento comercial, junto con la actividad de la Fábrica de Harinas y la actividad minera de “La Preciosa”. ¡Viajeros al tren….!


Plano de creación del poblado de colonos de La Vereda.


Esta foto merece ser considerada entre las mejores con las que me he topado. Corresponde a la construcción de la presa de Peñaflor. Concretamente la forja de las compuertas que regulan el caudal. Me cuentan que fueron hechas “a martillo y yunque” por los herreros de Peñaflor.


Tras este bonito vistazo a lugares emblemáticos de nuestro pueblo, seguro que recordáis muchos sitios singulares que el tiempo ha borrado, calles con otros nombres, gente que fueron y vinieron y sobre todo ese sabor o ese olor que recuerda un momento especial.

miércoles, 7 de marzo de 2012

La Quinta del 74

Poco a Poco van surgiendo las fotos de los quintos de muchos años. Son momentos que a sus protagonistas les traen recuerdos de todo tipo por el importante trance que supuso en sus vidas el paso por el servicio militar. Son interesantes documentos pues nos muestran la remesa de jóvenes de cada año, dato por el que muchos se guían como eje de sus vivencias futuras y las de sus coetáneos.
Aquí os traigo la quinta del 75.


Arriba: Alonso Mallén, Fernando "El Conde", José "El Conde", Guerra y Paco Carrillo.
Segunda fila: Emilio Fernández "Baltasar", Manolo "Granaino", Vicente Torres, Paco Copete, Antonio Doblado, , Alfonso Vazquez, Alfonso Vazquez II y Alfonso Carranza.
Tercera Fila: Pablo Pozo, Antonio "El Pelao", Alejandro, Antonio Méndez, Paco Limones, Santiago Álvarez, José José Arroyo y Paco Angulo.
Curta fila: Rafaél Barbolá, Antonio "El Santero", Pedro, Baquerizo, Agustín Santiago, Manuel García "Foingue", Manuel Delgado "Anchoa", Manuel Naranjo y Pepe Molina Riejos.

Espero la disfrutéis.

viernes, 2 de marzo de 2012

B. B. C. : Bodas, bautizos y Comuniones

Estas siempre entrañables celebraciones hacen que se recuerden como momento especiales. Con añoranza, muchos de los amigos que nos ceden las fotos la vuelven a mirar y nos recuerdan lo feliz que eran con tan poco. Casi todos coincidiremos en que la magnitud de las celebraciones d este tipo está tomando un matiz de exageración extrema donde los bautizos parecen comuniones y las comuniones auténticas bodas. Nuestros bolsillos dicen lo mismo, ahora más que nunca. Pero rarezas del hombre, tenemos que hacer lo que haga el otro.
En las comuniones, sobre todo las niñas, se sentían como ahora princesas de cuento, con sus maravillosos trajes y complementos y la gran celebración que se asemeja a la antigua “presentación en sociedad”. Los niños antes eran más marineros y ahora son más adultos en miniaturas. Eso sí, es común a todos: regalos+cambite+traje y complementos+invitaciones, recuerdos y obsequios+alquileres = desorbitado presupuesto.


En la mesa: Marisé Carranza, Antoñi Aguirre, Rosa Mª y Rosarito Naranjo.
Alrededor están: los padres de Antoñi y Lázaro Aguirre, Villita “Patrana”, Angelita, la niña Aurelina, los padres de Marisé, Juana, Encarna Serrano, Rosa “Patrana”, Tere Campos y los padres de Rosa Mª.


En el Convento de las Hnas. De la Cruz entre el grupo están: MªTrini Osuna, Marisé Serrano, Ana Mª Fernández, Antonia Aguirre, Manolita Vilche, Chari Moreno, Antonia Tabales y Charo Espino.


Mi madre, con solo 6 años haciendo la 1ª Comunión.


En la 1ª Comunión de mi padre, sus padres Lorenzo Parra y Balbina Fernández, sus hermano José Luis Parra,a su derecha Balbina Parra, y a su izquierda Juan Parra y su prima Elisa Iglesias Parra.


Esta otra es de la comunión de mi prima Ana Mª Sánchez Fernández, con un traje al estilo de las Carmelitas.


Esta foto corresponde a unas comuniones en la pedanía del pueblo de colonos de La Vereda.


Este es el bautizo de mis tías Loli y Ana Parra Fernández, mellizas. En el centro mi abuelo Lorenzo Parra y cogiendo a una de ellas mi abuela Balbina Fernández. Otra de las niñas la coge su madrina Rosalina García Mallén y a la izquierda de la foto está el padrino Sebastián García Mallén.

Ésta es la boda, entre los que esperan a los novios están a la derecha Lina Montoro y a la derecha Manuel Muñoz Espino y Luisa Montero.


El niño Francisco Lopera, Luisa Villarino, Ani Sánchez, Ana Mª y a la derecha Úrsula Lopera en una típica celebración de boda. Un desayuno con roscos, chocolate y anís,menta y coñac.


En otro “convite” de boda, de derecha a izquierda: Eugenia Muros, Anitoli Carranza, Jesús Mª Martín, Juana Muros, Obdulia Ruiz, Carmelita Saravia y Paquita Sánchez.


Esta es en el convite de la boda de Ani Reina:
Arriba- Mariquita Villarino, Paquita Sánchez, Alfonsi López, Asunción García, Carmela Fernández, Manoli Villarino, Luisa Villarino, Margarita Reina (Hermana de la novia y madrina), Mª Loli Martín, Rafalina Toribio, Pepi Bejarano, dos señoritas de la “Sección Femenina” y Antoñito Melendez.
Abajo- Adelita Carranza, Manolo Villarino, “Jarilla”, Joaquín Palomo, José Antonio García Fernández, Pepe Bonachera, Paco Fuentes y Loli García.


Esta otra es la celebración en el antiguo “Tejar” de la boda de Ana Linares y Francisco Carrasco Ríos “Currillo”.
De derecha a izquierda: Dolores Linares, Ana Sánchez, Salud Sánchez, Pepe Linares, Maribel Linares, Antonio Bonachera, Antoñita Mallén, Antonio Linares, Julia Ledro, Ángeles Mallén, Pepa Gálvez, Loli Ledro, Concha Linares, Isabel Cabrera, Mª Dolores Mallén, Pepito Linares y Pili Ledro.


En esta última os dejo un momento en la boda de mis padres:
Arriba: Juan Parra, Nati Lozano y Lorenzo Fernández, Lorenzo Fernández y Tina García, Mª Carmen y Manuel Lopera y Sebastián Agredano.
Mi abuelo Manuel Domínguez Mármol, mi padre Lorenzo Parra, una amiga, mi madre Juani Domínguez, la madrina Ana Mª Domínguez, mi abuela María Cruz Rodríguez, Detrás Pepe Gallego, mis abuelos Balbina Fernández Danta y Lorenzo Parra Moreno, José Cuevas Parra y su mujer.
Abajo: José Pernía con su hijo, Miguel Fernández, Miguel Cuevas Parra y sus hijos y Manuel Domínguez.

Gracias a todos los que me ayudaron con sus aportaciones y... ¡A celebrarlo!