sábado, 23 de marzo de 2013

¡Ánimo valientes!: Homenaje a los costaleros

Como en el pregón de Semana Santa de este año de nuestro amigo Pepe Naranjo, la Memoria del Cuco no podía dejar pasar la oportunidad para homenajear a la figura del costalero: Esa persona hecha de humildad, pasión, fuerza, corazón y sentimiento que hace posible la magia de cada chicotá y lleván en volandas nuestras imágenes impregnadas de olor a incienso, a cera, a lirio y azahar, y con el quejío de una saeta se aceleran los corazones, acompasados por el ritmo penitente de nuestra agupación musical.

Nuestras hermandades son un patrimonio no solo religioso, sino cultural y artístico que han perdurado por la pasión que sus hermanos han imprimido a lo largo de su historia.
La Antigua y Fervorosa Hermandad y Primitiva Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús el Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores, Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Señora de la Soledad, y de los Santos Mártires Patronos San Críspulo y San Restituto, funde la mayoría de la hermandades que existen y existieron en su día como la del Cristo de la Vera Cruz, aunque otras dejaron de serlo como la de la Virgen del Carmen o la de La Milagrosa.

También de gran valor es la talla de la Hermanda de Cristo de Ánimas y la de Ntra. Sra. de la Encarnación y la Pro-Hermandad de la Borriquita. Ni qué decir tiene el fervor que despierta nuestra Patrona la Virgen de Villadiego.
Nra. Sra. de la Soledad a los pies de su retablo e la Capilla de los Dolores de la Parroquia de San Pedro Apóstol.
Un momento mágico de Ntro. Padre Jesús Nazareno entre lirios y claveles, a la salidad de nuestra bella Parroquia iluminada, en la Plaza de España.
Imagen de Ntra. Sra. de Villadiego, Patrona de Peñaflor.

Para todas sus salidas, los costaleros siguen siendo el alma de la procesión.
Antes de 1981 los imágenes de la Semana Santa peñaflorense eran llevados por porteadores por fuera de los pasos, a menudo, trabajadores de los grandes propietarios del término que los empleaban en esta honrosa tarea.
A partir de ese año, con el párroco D. Eugenio se crearon las primeras cuadrillas de costaleros bajo los pasos. Un fervoroso movimiento que se va renovando hasta llegar a nuestros días con la misma fuerza. 
Las mujeres se incorporaron como costaleras con el mismo arraigo y fuerza, compartiendo su carga penitente en los días grandes de los cofrades.
Muchos han sido los costaleros que ya partieron para ese viaje "más arriba" y desde aquí queremos hacer llegar también este sentido homenaje.
En 1981 se formaron las primeras cuadrillas de costaleros bajo los pasos de la Semana Santa de Peñaflor. Pepe Naranjo sigue dirigiendo a estos valientes en el presente 2013.

Una bella imagen de los primeros costaleros de Peñaflor.
¡Viva el orgullo de ser costalero!
 Una imagen de los costaleros en el Corpus Christi de Peñaflor, portando las imágenes de San Críspulo y San Restituto, nuestros Santos Mártires Patrones por la calle Concepción Ruiz. Costal, faja y zapatilla: todo cuanto hace falta para ser los mejores.
Momento de una de las últimas convocatorias de costaleros en el Convento de San Luis del Monte, para comenzar los ensayos.
Las costaleras viven intensamente cada ensayo para conseguir el realismo del paseo por nuestras calles de nuestras imágenes procesionales.
El cartel de La Semana Santa de Peñaflor para este año 2013 es toda una joya.

¡¡Viva nuestra Semana Santa!! ¡¡Vivan los Costaleros!!

Mas información sobre la Semana Santa de Peñaflor en http://www.nazarenodepenaflor.com/

domingo, 17 de marzo de 2013

Nos ponemos a 100

Tras este tiempo tan feliz recibiendo más y más fotos a cual más interesante, no hemos parado de generar entradas, no solo fotográficas, sino de historias, anécdotas e información que hace cada vez más grande este sueño que llamo La Memoria del Cuco.
Me consta que sois muchos los que nos seguís asiduamente, e incluso con ansia, cada semana desde dentro y sobre todo de fuera de Peñaflor, como esos tantos que estáis en Cataluña o Valencia, Algeciras o incluso en Francia.
También que más de una imagen ha causado alguna que otra lagrimilla de nostalgia y sobre todo de alegría de poder ver a aquellos amigos o familiares que están lejos, se fueron o ya no tenemos la suerte de tener.
Por todo ello os vuelvo a dar un millón de gracias, por emocionarme y emocionaros con vuestros recuerdos. ¿Sabéis? Esto es historia contemporanea y auténtica de nuestro pueblo. ¡Llevemos Peñaflor hasta el infinito!
Hemos tratado a lo largo de estas 100 ENTRADAS muchos temas como los carnavales, la romería y la feria, los colonos, el ferrocarril, la Semana Santa, Las Quintas, los grupos de amigos, la costura, la barca y el río, los Judas, la Cabalgata, la navidad, El día de los Santos, las Noticias de cada mes... y así hasta 100 entradas a cual mejor. Y lo mejor, os aviso, está aún por llegar.
Gracias de nuevo.  LA MEMORIA DEL CUCO POSEE YA 100 ENTRADAS.

martes, 12 de marzo de 2013

La Costura en Peñaflor

La costura ha sido desde siempre un don, una destreza importante para las jóvenes y el sueño de hacerse ellas mismas su propio ajuar de boda, y para las mujeres acomodadas una opción de trabajo extra que a veces se convertía en todo un arte.

Taller de costura en Peñaflor en 1899.

Por Peñaflor, numerosas casas particulares hacían de lugar de reunión de las costureras del barrio y sus jóvenes aprendices, aun niñas, en las que se cosía a mano y luego en las nuevas máquinas de coser, la ropa, sábanas, y diversos complementos. Entre estas casa estaban la de Lucía, en la calle del Pozo, la de Angelita "La Gonzala" en "La Morería" o Isabel Rodríguez en la Calle del Río, Rocío "la de Isidoro" en la carretera o Dolores Domínguez en la calle Ruiz Osuna "El Trabuco", entre otras.
Muchas de estas mujeres costureras aprendían con las Hermanas de la Cruz en el Convento y luego ellas enseñaban a otras niñas, como es el caso de Loli Moya o Ceci Muros.
Igualmente se conocían por su importancia los talleres de costura de Peñaflor como el ubicado e "El Castillo" de Ignacio el sastre o el de Pepe el Sastre en la calle Ramón y Cajal, donde también había varias chicas aprendices.

Jóvenes costureras en el taller de Pepe "El sastre" donde podemos ver a la derecha a Pepe y su mujer Pepita, en medio con gafas Luisa Villarino y abajo en medio a Paqui la mujer de Sergio Carranza, Mari Rey o Atanasio entre otras.


Pepe "El sastre" en pleno proceso de cofección en su taller. Una bella estampa de unas manos habilidosas de un oficio casi extinguido.
Foto cedida por Eva Velasco Martínez.

Retrato de un joven José Godoy "Pepe El Sastre". Seguro que muchos lo recordaréis.

También el taller de Costura de "La Nieves"en la carretera en la esquina con la carretera del Turuñuelo o Pepa en "Las callejillas" actualmente tramo norte de calle José Reina. Otro taller más actual era lo que ya en los 80s se le llamaba "El corte", que llevaba Josefina.
Aquí, las chicas aprendices muy concentradas en su costura en la sastreria de "La Nieves" en 1961. Podemos ver de izquierda a derecha a: 
Francisquita Naranjo, Paquita Ávila, Nieves Ávila, Carmelita y Aurora. Foto cedida por nuestra amiga Paquita Ávila Toribio a la que quiero agradecérselo.

En los 90s Peñaflor y su costura se sumaron a la "Alta costura" de la mano de Pedro Marín o "Pedro de la Rosa" y sus famosos tejidos en nido de abeja o "Modas Manu" de las hermanas Mª Ángeles y Yolanda Marquino con su moda y desfiles de flamenca, todo unos referentes.
Pero de la Rosa en un momento de uno de sus desfiles. Incluso llevó la moda Peñaflorense a la "Cotton Week" de Nueva York.

domingo, 3 de marzo de 2013

Llegan los Carnavales II

Ya pasó el "señor carnal" por nuestras calles, y con un ojo puesto en el jolgorio de la fiesta y otro en la solemnidad de la próxima Semana Santa, los peñaflorenses, como todo buen andaluz que se precie alternamos bien los distintos momentos del año, exprimiéndolos al máximo.
Los Carnavales son momentos que aprovechamos para sacar una parte latente de nosotros, la parte mas canalla y surrealista para enfundarnos en un traje que por un día nos transforme y evada de nuestra identidad.
Antiguamente esto era más acentuado, y lo divertido era que no nos reconociesen, como la máscara veneciana, aunque pasado el periodo más represivo (recordad en la entrada del año pasado) cuando prohibían ir con la cara cubierta, se estilaba también la coplilla reivindicativa y crítica, naciendo así las primeras murgas de Peñaflor.
En los últimos años el empuje del carnaval de Cádiz ha revitalizado la creación de nuevas Chirigotas locales como "Los Mijitas", "Las niñas del Algodón Dulce" y este año con "De lo bueno, lo mejor". Seguro que recordáis alguna más antigua como aquellas azafatas "Los Conejos Voladores" con Juan y Lolo Osuna o José Agredano, entre otros.

En los años 60 por la calle Blas Infante, las hermanas Loli y Teresa Fernández irreconocibles tras sus máscaras de carnaval.

Otro año de Carnaval, 3 irreconocibles máscaras: las hermanas Balbina (mi abuela), Teresa y Loli Fernández Dantas en los arreates de los pisos frente a la guardería. Pronto buscaban algo que ponerse para no perderse ese día tan especial.

Pero entre muchos otros carnavaleros, quiero destacar a una que le encanta ese día como ningún otro, y aún con sus ochenta y tantos, sigue con su cantico carnavalero ¡Que no me conoces, que no me conoceeeeessss y el indescifrable nipenimenipopopo, mariacuchivinenene... ella es Teresa Fernández Danta, mi tía abuela. Desde aquí un homenaje a la más alegres de las visabuelas.
Cualquier momento es bueno para pasarlo entre risas. Aquí entre hijas, nietas y bisnieta.

Aquí, una de las últimas ocasiones, en que cumplió el sueño de vestirse de gitana, junto con su hermano, muchos de sus hijos, nietos y bisnietos.
Gracias por se así.