Otros idiomas/ Other languages

sábado, 18 de octubre de 2014

Toros y risas en Peñaflor

llegada la feria, la gente estaba expectante no solo por la fiesta en sí, que era un momento de reunión y de disfrute sin igual en todo el año después de la gran romería, sino que además era el momento esperado en el que se desarrollaba una corrida de toros muy particular, paralelamente de la también esperada corrida original en esta plaza portátil que se colocaba en "los corchos", donde luego estuvo los almacenes de Pérez.
Esta corrida o becerrada se hacía al modo de los cómicos bombero-toreros, en el que era habitual que los espontáneos saltaran al ruedo a torear la vaquilla disfrazados, como se ve en la siguiente foto:
 Al fondo, se puede ver el río, las "casas colorás" y el embarcadero del ferrocarril. En la plaza portátil, entre risas, la vaquilla está cogiendo al torero mientras intenta separarlo otro espontáneo vestido de mujer, al mismo tiempo Sebastián "El gusano" y "El Chico Torres" solían llevar la mula para hacer de picadores.

Cuentan que esta tradición no gozaba de la simpatía de la guardia civil por la abundancia de espontáneos "maletilla" que intentaban saltar al ruedo y que la última vez que se hizo dicha corrida fue a mediados de los 60s, cuando un banderillero saltó al ruedo pese al impedimento de la benemérita, y en el forcejeo acabó clavándole una de ellas a uno de los toreros, con la consiguiente detención del osado.
A partir de entonces se suspendió dicho evento en Peñaflor.

sábado, 4 de octubre de 2014

Los zapateros: Un gremio importante en Peñaflor

Como en entradas anteriores (buscad en el blog "reuniones por Peñaflor" o "zapatero") hemos querido hablar sobre ese importante gremio que desde antaño arraigó en nuestro pueblo y llegó a tener varios talleres con muchos aprendices.
Por desgracia, con la producción en cadena, los oficios como los de alfarero, herrero o zapatero se han ido apagando en los pueblos, perdiéndose ese valioso aprendizaje. Antes, a parte de ser todo un arte, era imprencindible para los escasos medios con que se contaba y el mismo par de zapatos se renovaba y trabajaba gracias a las expertas manos de zapateros como el último que quedó en Peñaflor, Alonso Doblado "Alonso el Rápido", que tenía su pequeño taller en la panadería que hay en la Calle San Antonio, frente a la peluquería "Saica".

Una vez al año celebraban el día de su patrón y dado el número de trabajadores de este gremio y sus aprendices se reunían para comer juntos en el campo.

El patrón de los Zapateros es San Crispín, celebrado el día 25 de octubre.

Aquí podemos ver entre otros: Antonio Ruiz "El Santero", Jose Antonio "Machío", Pepe Riejos "El Porrito", Rainiero, Dionisio García, Fernandito, Polonio, Juan Fuentes "Juanito el del Quiosco" y uno de los niños Lorenzo Sánchez. (Foto cedida por Pablo García y Trini Viñuela).