viernes, 20 de febrero de 2015

El Carnaval de los Mayores

el señor carnal pasa por Peñaflor este fin de semana, aunque la cuaresma ya indica que el "entierro de la Sardina" es inminente. Cada año el carnaval de Peñaflor se consolida con nuestra chirigota y las fiestas de disfraces que se reparten, no solo en el teatro municipal, sino diseminadas por todos los bares del pueblo, con regalos y actuaciones varias. Todo para que esta colorida fiesta haga bullir a los cucos.
Hoy os traigo una visión particular del Carnaval: la de los más mayores.
El Centro de Día de Mayores de Peñaflor hace una magnífica labor con los mayores de nuestro pueblo desde hace ya muchos años, con diversas actividaes dentro de su programación anual, y el Carnaval no iba a ser menos. Este año con una magnífica chirigota propia que ha logrado entrar en el circuito de actuaciones por toda la comarca.
 Vestidos de época estaban fabulosos. Jose Alfonso Carranza dirigía el alma chirigotera.
 En el escenario todos dan lo mejor de sí. Llevan su pueblo por donde van. Aquí los protagonistas: Jose Alfonso Carranza, Paquita Sánchez, Dolores Luna, Mª Ángeles Cruz, Paco Carmona, Mari Ibáñez, Pepe Carranza, Tere Campos, Carmen Bermudo, Antonia Iglesias, Mari Sánchez y Mari Loli Bajo.

 Dentro de la diversión Antonio Linares y su mujer, Paquita Sánchez caracterizados posando orgullosos porque él fue coronado con la banda de Rey provincial del Carnaval CPA.

Es una alegría ver sus ganas y las maneras de vivir intensamente de nuestros mayores. Agradecer desde aquí a los que lo hacen posible. Ellos se merecen lo mejor.



Por este motivo os he rescatado este fragmento de grabación del año 1993 en el que el por entonces Club de Tercera Edad celebraba el carnaval con diversas actividades como concursos, bailes, actuaciones y desfiles de máscaras, entonces con Sor Juana a la Cabeza y muchos de los nuestros que ya se fueron...
Hoy Maria José Carrera lleva el relevo motivando a los mayores a disfrutar cada día más.

sábado, 7 de febrero de 2015

Y llegó el progreso a Peñaflor

Curiosa noticia la que os traigo hoy:

 ABC Sevilla. 10 de febrero de 1974. Pgna. 35.

La nueva central telefónica llegaba un mes de febrero de hace 31 años a Peñaflor, en 1974, ampliando las lineas disponibles ¡¡hasta 200!! y podría llegar a 700 lineas con toda España. Ya ha llovido desde entonces. Quien pudiera anunciarles a aquellos cucos los de los móviles e internet actuales...

El progreso llegó muy poco a poco a Peñaflor, aunque en otro tiempo fuimos pioneros.
El ferrocarril y la fábrica de Harinas y Yute Sanchez Pastor nos pusieron a la vanguardia, sobre todo con la dotación eléctrica desde la turbina de "La Azuda" del río, que llegó a abastecer a Peñaflor y la Puebla de los Infantes hasta que el río "decidió cambiar su cauce".
La Casa de la Luz transformaba la luz para el pueblo y tras este "apagón" se instaló un enorme motor de gasoil allí, al que llamaban "La Cafetera". Se solía ver a los municipales con unas largas cañas con las que subían y bajaban las grandes palancas que accionaban las luces en las calles. Una de esas palancas estaba en la esquina entre calle Concpción Ruiz y Juan Carlos I.

El Telégrafo, otro gran hito, estaba situado en calle Antonio Parias, hoy Juan Carlos I o popularmente Calle Largo, en la casa de José Carranza, padre de Lina Carranza, al lado de la tienda de comestibles de Natividad, exactamente lo que hoy es la sucursal del Banco Santander. En él trabajaban los hermanos de Lina, Antonio y Manolo, hasta que Manolo se fue a trabajar a la Caja de Ahorro San Fernando de Peñaflor y luego a Lora del Río.
 Empedrado de la calle Concepción Ruiz, Antigua Calle del Río en 1973. Se puede observar el letrero que indica el local de teléfono y al fondo la publicidad de Philips donde Cristóbal Bajo empezaba a trabajar arreglando y fabricando radios de bombillas.
Antigua máquina de telégrafos. Emisor y receptor.

El Teléfono, lo cambió todo. Estaba situado primero en la casa que hoy es de Antonio González "Camisuela", en la esquina de C/ Concepción Ruiz (Calle del Río) con C/ Médico Francisco Ruiz Muñoz (calle de las Hermanas de la Cruz), donde trabajaban pinchando lineas dos señoritas, madre e hija, y luego pasó a estar en la casa de la familia Lizana en la Calle Portillo Calero o "Arenilla", luego Antonio Machado y actualmente Madre Maria de la Purísima.
 Al principio los teléfonos como este se compraban a pares y se colocaban en dos casas comunicadas ininterrumpidamente. No existía la acción de colgar. No había números de teléfono como actualmente y los teléfonos llevaban una bateria que recargar continuamente.

 Antigua central de teléfonos. Esta es de Plasencia (Cáceres) de 1978. Las trabajadoras, casi siempre mujeres, pinchaban las clavijas uniendo dos líneas a petición del emisor que le pedía destino directamente a la operadora de línea.

La luz se empezó a cobrar en aquella "Casa de la Luz" en C/ Concepción Ruiz por Indalecio Tellez y luego en la calle Juan Carlos I por Juan Segovia, que también comenzaba a vender bombonas de butano.