sábado, 4 de febrero de 2017

Cantando en "las Candelas"

Se acerca el día en que celebramos este año la Candelaria y Peñaflor parece prenderse en llamas (literalmente) pues en los últimos años las hogueras de barrios y grupos de amigos ha crecido de manera exponencial: He llegado a contar un año 170 hogueras.
Esta fiesta es un patrimonio inmaterial de nuestros pueblos por muchos motivos. Se cree que esta celebración es una manifestación ancestral para celebrar el equinoccio de febrero y que con el cristianismo se asimiló a la fiesta de la Purificación de la Virgen y la presentación del niño Jesús en el templo. En Peñaflor, esta fiesta se celebra (en sentido religioso) presentando los niños nacidos el último año a la Patrona.
La noche sigue siendo momento para la fiesta más pagana en la que comida, bebida y baile fluyen alrededor de enormes hogueras. Hasta hace poco, los días previos se acumulaba la leña por los niños que formaban parte de cada candela (momentos que me gustaban más aún que el propio día de prenderlas) pero hoy en día el "acarreo" se va perdiendo por la comodidad de comprar un remolque de leña.
Pero hay otros motivos para preservar esta "cultura": Las canciones tradicionales que aún resuenan entre los mayores y que debemos preservar para tener un futuro con identidad propia. Seguro que muchos recordaréis muchas de ellas. Aquí os trigo algunas:
Estas primeras canciones fueron recopiladas por Ana Ruibérriz de Torres en un artículo para la Revista "Almenara" nº 27 de diciembre de 2007.








Las siguientes canciones son de gran popularidad y las he ido transcribiendo junto a muchas otras. El carácter popular y oral hace que las letras evolucionen y se contextualicen con el tiempo y el lugar donde se cantan. Ocurre lo mismo como con el Romancero Medieval.


"A la flor del romero" se usaba como canción para ir de candela en candela por las calles agarrados de la mano en parejas formando puentes. De estos juegos y canciones salieron muchas nuevas parejas pues eran los momentos en que niños y niñas podían darse la mano o hablar evitando el encorsetado recato.

En otros lugares, como ahora veremos en el vídeo, esta canción se usaba como ritmo de otras actividades:





"Saca a tu novio, saca, le pisas el pié, se lo pones colorado, se lo pisas otra vez...." se escuchaba una y otra vez en los grupos confrontados de niños y niñas que pretendían dar el primer paso y acercarse a quien le gustaba, como en la siguiente canción:

Aquí en la noche de "las Candelas" en 1997. Estamos Manolo Ruiz Velasco, Antonio García Bayas y yo. Abajo Cristina García Bayas y Rocío Parra Domínguez.
Los niños son los que más disfrutan de las fiestas y tradiciones y son precisamente ellos los que deben conocer y preservar este patrimonio inmaterial para el futuro, porque es parte importante de nuestra identidad como pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario