sábado, 11 de marzo de 2017

El agua en Peñaflor III: Embalses presas y... riadas

El agua en Peñaflor es un recurso que nos creó como pueblo y nos da sentido como entorno agrícola. El río Guadalquivir a su paso nos convierte en afortunadas tierras, así como la multitud de arroyos que desembocan en él dentro de nuestro término. Además, el río Retortillo hace de frontera entre poblaciones y a la vez entre Córdoba y Sevilla por oriente; y por occidente el arroyo del término también hace de frontera natural de nuestro término.
Vimos la enorme riqueza en fuentes que tuvimos antaño y, tras la creación de las presas somos un referente en cuanto al uso de este recurso a veces escaso por las sequías. Desde nuestra presa de Peñaflor nace el Canal de irrigación del bajo Guadalquivir, llamado "Canal de los Presos" por la forma en que fue construido, con mano de obra de los represaliados durante la guerra civil y posteriormente..

Fotografía de la Presa de Peñaflor desde el norte de nuestro término. Fuente: foroembalses.net. (2011)

Construida en 1983, La Presa de Peñaflor es "de gravedad", con una altura desde cimientos de 19,7 m. y una longitud de coronación de 236 m. Cuenta con 14 vanos donde se encuentran las compuertas tipo vagón. Estas compuertas están diseñadas para cierres y obturaciones de grandes secciones en huecos y canales, y con cargas elevadas de agua. Su principal característica es el sistema de rodadura en los laterales, que disminuye las presiones sobre el tablero al deslizarse.

Vista satelital donde vemos claramente el embalse de agua y el canal de derivación.

Este es un plano de la presa y el puente del embalse.

Aquí un dibujo del perfil de la presa de Peñaflor con sus medidas.

Aquí un plano actual de la presa y embalse. aguas arriba, no muy lejos se produce la desembocadura del río Genil en el Guadalquivir.

Por otro lado la presa de Derivación del río Retortillo, amplia la red de conducciones de agua de la derivación del Río Bembezar para convertir en regadío muchas hectáreas de tierra, antaño de secano y abastecer de agua a muchos pueblos cercanos.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Los trabajos de construcción de la presa se iniciaron en 1.964 y se comenzó su explotación en 1.969.
La superficie de su cuenca es de 46 km2 con una precipitación media: 774 l/m2 y una aportación media anual de 9 Hm3. El volumen del embalse es de 3,8 Hm3 y su superficie es de 50 hectareas.
El tipo de presa es de Gravedad de planta recta (es el tipo de construcción más duradero y el que requiere menor mantenimiento) y aliviadero con compuertas. La presa tiene una altura sobre cimientos de 36,5 m, una altura sobre el cauce de 29 m y una longitud de coronación de 139,6 m.

Plano actual de la presa y embalse del río Retortillo.

Antiguo plano de la presa del Retortillo

Dibujo del perfil de la presa del Retortillo con sus medidas.


Video de la presa de derivación del Retortillo del 25 de mayo de 2013 en pleno desagüe. Se puede ver la violencia de sus aguas río abajo a pesar de ser un manso riachuelo durante la mayor parte del año.

Posible azud o estructura medieval relacionada con la conducción o embalse de agua en el río Retortillo entre la presa y la actual carretera de Palma del Río. Hayazgo que tuve la suerte de vivir con José Francisco López Muñoz, Emilio J. Navarro, Juan José Toribio y Juan Manuel Reina.

Por todos es conocida la azuda o como nosotros decimos vulgarmente "sua", con su aceña al borde del río Guadalquivir. Ésta daba electricidad no solo a la fábrica de harina y yute sino a todo el pueblo de Peñaflor e incluso a la Puebla delos infantes. Cuando en 1963 el río produjo una gran crecida, cambió su curso, sorteando este obstáculo, yendo más al sur y dejando sin luz a toda la zona.

Aquí podéis ver una imagen aérea de nuestro pueblo de 1945, cuando aún teníamos "encarcelado al río con la azuda. También podéis ver las dimensiones de nuestro pueblo por entonces. ¡Fascinante!


En esta otra imagen de 1991, ya tras dos grandes riadas en Peñaflor: la de 1963 por el río y la de 1989 por el arroyo de las Moreras y crecida del río Guadalquivir. Se puede apreciar la diferencia en el curso del río, que ya no discurre sobre el lecho artificial de la azuda, sino más al sur.

La historia de Peñaflor está ligada al agua de nuestras fuentes, pozos, arroyos y ríos y el ritmo que esta impone pues es por ella que somos una de las tierras más fértiles del mundo. Con la llegada del ferrocarril y sus railes, Peñaflor dio la espalda al río. En la actualidad y el futuro debemos volver a reencontrarnos con el padre de toda Andalucía, el Guadalquivir.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada