domingo, 25 de junio de 2017

Nuestra historia: Las Milicias Honradas de Peñaflor 1809

Decía Calderón de la Barca:

"...Aquí la necesidad
no es infamia; y si es honrado,
pobre y desnudo un soldado
tiene mejor cualidad
que el más galán y lucido;
porque aquí a lo que sospecho
no adorna el vestido el pecho
que el pecho adorna al vestido."


Hoy os traigo parte de esa historia olvidada que desempolvar:
Corría el día 22 de Noviembre de 1808  cuando la “Suprema Junta Central Gubernativa del Reyno” emite un “Reglamento para la formación de Milicias honradas en todos los pueblos de la península. En todos los pueblos del Reyno que están fuera del teatro de la guerra
La finalidad de estos Cuerpos era “mantener la tranquilidad en todos los pueblos, y singularmente en los más considerables, para imponer respeto a los bandidos, para aprehender a los desertores, y para evitar con el pronto e irremisible castigo la multiplicación de los delitos” 
De los 28 artículos que componen el Reglamento transcribimos aquellos que nos parecen más importantes.
1. El número de individuos de que ha de componerse el Cuerpo de Milicia honrada de cada pueblo deberá ser proporcionado al número y calidad de su vecindario.
2. Aunque por lo general estos Cuerpo serán de infantería, en aquellos pueblos cuyos términos sean demasiado extensos. o cuyas heredades estén muy distantes de la población, deberán crearse también algunas partidas de caballería; (…)
3. Las personas de que se han de componer estos Cuerpos serán precisamente aquellas que tengan rentas, sueldos o salarios fijos (:..)
4. Por consecuencia no podrán incluirse en ellos los jornaleros, ni aquellos individuos cuya subsistencia dependa absolutamente de su trabajo personal y diario (…) Es curioso que se librarían jornaleros y personas cuyo sueldo dependiese de su trabajo, pero no estaban exentos los maestros. 
9. Por estos mismos principios no gozarán sueldo alguno estos voluntarios; y será de su cargo vestirse, uniformarse y armarse a su costa.
10. Para evitar los perjuicios que atraería el lujo en sus vestidos, deberán estos reducirse precisamente a chaqueta y pantalón de paño pardo, con la divisa y botón que designe cada pueblo, y a un sombrero a estilo del país con escarapela.

13. Según el número de Voluntarios que se alisten en cada pueblo, se formarán uno ó mas Batallones de quinientos hombres; una ó mas Compañías de sesenta á ochenta; ó una ó mas esquadras de doce á veinte.

Respecto a Peñaflor, formábamos parte de la cabeza de partido Palma del Río a partir del 15 de marzo de 1809  y nos convocarían el 7 de mayo del mismo año junto a Posadas, Hornachuelos, Almodovar y Guadalcazar, para explicar cómo se organizaría, coordinaría y supervisarían dichas milicias.

En 1809 había un alistamiento de 44 peñaflorenses:
José Copete Guzmán, Luis de los Ríos, José Bermudo, Juan Hurtado, Ignacio Iglesias, Francisco Liñán, Antonio del Álamo, Antonio Parra, Alonso López Rodríguez, José López Castro, José León Lora, Francisco Rodríguez Arce, Pedro Aguilar, José Rodríguez Rodríguez, Antonio Bajo Rodríguez, Blas Rodríguez Arce, Antonio Rodríguez Lorenzo, Blas Rodríguez Lorenzo, Juan Ramírez Parias, José Quirós, Fernándo López Carranza, Antonio Carranza, Juan Cabrera Rodríguez, Miguel Bajo Ruiz, Juan Cruz, Agustín Carrera, Juan Ruiz Montero, Diego Cruz, Sebastián Cívico, Diego Ramírez, Juan Carranza, Manuel Ruiz, Antonio Gómez, Miguel de León, Fernando Carranza, Juan Cipriano Romero, Manuel García, Antonio Carranza Rodríguez, Antonio León, Francisco Ruiz, Pedro Barrera, Juan López Camacho, José Carranza Rodríguez y Juan Barrera.

En esta lista tuve la suerte de encontrar al menos a 3 familiares directos.

Peñaflor sería un ejemplo de eficacia pues es junto al cabeza de partido el único pueblo en levantar cuerpos.
Ya en 1809 hay constancia de constantes salidad a caballo de los milicianos de Peañflor contra bandidos y malhechores, pero esta andadura militar solo llega hasta 1910 con la invasión napoleónica que hace que los hombres de los pueblos se alinéen junto a los franceses o se "hechen al monte" para formar guerrillas y acciones de bandolería.  

Como curiosidad, destacar una foto de esas que nunca esperas encontrar entre las tuyas:
Mi abuelo, Manuel Domínguez Mármol (a la izquierda) junto a un compañero de la mili, mientras hacía de extra en la película "Orgullo y Pasión"(1957) ambientada en la Guerra de la Independencia Española contra los franceses. En el reparto estaban Cary Grant, Frank Sinatra y la bella Sophia Loren. El uniforme que tuvo que llevar se parecía mucho al que llevaron estas Milicias Honradas.
Esta película fue la primera superproducción de Holliwood en España que abrió nuestro pais como escenario de cine como se refleja en este enlace: "Orgullo y Pasión"

No hay comentarios:

Publicar un comentario